Finalizamos el 2020-01 y en el 2020-02 seguimos adelante, porque grandes cosas son posibles

El primer semestre de este año nos llegó con una nueva realidad que no estaba en los presupuestos de ninguna organización o sociedad en el planeta, ni en los mapas de riesgos más pesimistas aparecía la probabilidad de una pandemia, tal como se refleja en la encuesta de percepción de los 10 riesgos globales con mayor probabilidad de que sucedan del World Economic Forum, publicado el 15 de enero de 2020 y que recoge las opiniones de los “lideres” mundiales en diferentes sectores de la sociedad. Debo aclarar que en la misma encuesta cuando se pregunta por los 10 riesgos globales de mayor impacto aparece en el último lugar “enfermedades infecciosas”, tal como se aprecia en el cuadro siguiente:

10 principales riesgos globales con MAYOR PROBABILIDAD que sucedan
1. Clima extremo
2. Insuficiencia adaptación al cambio climático
3. Desastres naturales
4. Pérdida de biodiversidad
5. Desastres ambientales causados por el hombre
6. Fraude o robo de datos
7. Ataques cibernéticos
8. Crisis del agua
9. Fracaso de los gobiernos a nivel mundial
10. Burbujas financieras
10 principales riesgos globales en términos de MAYOR IMPACTO
1. Fracaso en adaptación al cambio climático
2. Armas de destrucción masiva
3. Pérdida de biodiversidad
4. Clima extremo
5. Crisis del agua
6. Ruptura en la infraestructura de información
7. Desastres naturales
8. Ataques cibernéticos
9. Desastres ambientales causados por el hombre
10. Enfermedades infecciosas
 Fuente: Encuesta de percepción, World Economic Forum (2020)

Un manto de incertidumbre, angustia, ansiedad, dolor y muerte nos cubrió repentinamente y aun en medio de la crisis debimos continuar haciendo frente a nuestras responsabilidades, enfrentando nuestros miedos, a pesar de que más de dos mil millones de personas en el planeta de manera repentina se confinaron en lo que el FMI ha denominado “el gran encierro”; generándose una crisis global sin precedentes, en la que continuamos hoy y a la que debemos enfrentar con la vista en el futuro, un futuro que debemos construir a partir de esta nueva realidad que nos golpea de frente y nos recuerda que no siempre tenemos el control, pero que no debemos claudicar ante las dificultades y que siempre aprendemos de las situaciones que enfrentamos, haciéndonos más sabios y más fuertes.La Corporación Universitaria Lasallista, ante la emergencia sanitaria y el aislamiento social obligatorio decretado por las autoridades, desarrolló la Estrategia Didáctica de Flexibilidad Académica para dar continuidad a sus actividades académicas y administrativas y hacer frente a la crisis. A continuación, hacemos un recuento de las medidas académicas que se tomaron para tal fin.

Fue así como se ejecutó el 2020-01 entre el 27 de enero y el 23 de mayo, para un total de 16 semanas de clases más Semana Santa y dos semanas de exámenes finales que terminaron el 6 de junio. La desescolarización se inició el 16 de marzo; por lo que, de las 16 semanas de clase, las 7 primeras se hicieron presenciales, es decir, poco más del 40% del período académico.

La Corporación Universitaria Lasallista, con base en su modelo pedagógico de educación virtual, el cual se viene construyendo desde el año pasado y usando Moodle y Microsoft Office 385, aprovechó también herramientas como Zoom, Teams y Forms, para el desarrollo de clases remotas, el intercambio de archivos y mensajes, y el desarrollo de tareas y evaluaciones.

El 100% de los docentes, desarrollaron sus clases virtuales a partir del 16 de marzo y recibieron capacitación, video tutoriales, guías y talleres sobre TIC, flexibilidad curricular y evaluación. Creamos una mesa de ayuda para atender requerimientos técnicos y pedagógicos de profesores y estudiantes.

Se realizaron en promedio 22 reuniones virtuales semanales de comités, consejos de facultad, consejos académicos, administrativos y de pastoral y bienestar, entre otras sesiones para el seguimiento a procesos misionales y de apoyo, mediante el trabajo en casa que realizan nuestros colaboradores y en promedio 136 clases remotas semanales, más los encuentros de acompañamiento que docentes y estudiantes realizaron usando otras herramientas sincrónicas y asincrónicas tales como el Correo electrónico, Zoom y WhatsApp. Sea este el momento oportuno para destacar el compromiso, la dedicación y la capacidad de adaptación y resiliencia de nuestros profesores y estudiantes.

De los 1600 estudiantes lasallistas, 92 estudiantes manifestaron dificultades y recibieron apoyo psicosocial, económico y tecnológico desde el Sistema de Acompañamiento Universitario Lasallista – SAUL y el Fondo de Solidaridad – SOL, para continuar su formación y poder terminar este semestre, incluso 45 colaboradores donaron al menos un día de salario para contribuir al Fondo SOL y en un acto de solidaridad apoyar las necesidades de nuestros estudiantes.

Por otro lado, se dedicaron 4 semanas más (entre el 8 de junio y el 4 de julio) para las actividades prácticas presenciales de laboratorio, clínica y granja que quedaron pendientes, con el fin de garantizar el cumplimiento de los contenidos y competencias por parte de los estudiantes. Además, estamos programando los acostumbrados cursos intersemestrales para el mes de julio.

Ante la contingencia y las dificultades para el desarrollo de los tradicionales cursos y exámenes de suficiencia en idiomas, se levantó por este período académico y para la matrícula 2020-02 la restricción del cumplimiento del nivel B1 de inglés para continuar con el 100% de los créditos  a partir del séptimo semestre y en el marco de la estratégica didáctica de flexibilidad académica, también se estableció que la perdida de materias por diferentes circunstancias no afectaría el promedio académico, al asumirlas como cancelaciones, para eliminar la tensión que genera la evaluación.

Para la continuidad de la Proyección Social, se diseñaron y ejecutaron seminarios virtuales sobre los temas en que somos fuertes y por los cuales nos reconoces, usando Zoom, lo que permitió hasta ahora desarrollar 23 eventos de alcance nacional e internacional en los cuales han participado, 6.487 personas y estamos implementando un portafolio de cursos y diplomados virtuales a raíz de las solicitudes de los participantes en estos eventos.

La investigación también continúo su dinámica y los proyectos no se detienen, incluso nuevos proyectos surgen de la crisis, precisamente para ser parte de la solución; tal es el caso del proyecto RLAM – Red de Laboratorios de Antioquia, donde la Corporación Universitaria Lasallista participa con 12 Universidades y entidades paisas para fortalecer la capacidad instalada de nuestros laboratorios lo que permitirá “…atender problemáticas asociadas con agentes biológicos de alto riesgo para la salud humana”, y que fue aprobado por el Fondo de CTEI del Sistema General de Regalías o el proyecto de Gestión curricular en tiempos de crisis: Contingencia educativa y continuidad en procesos de enseñanza aprendizaje en Colombia, que se desarrolla en alianza con otra universidad de alcance nacional.

Con respecto al semestre 2020-02, y de acuerdo con las decisiones del Ministerio de Educación Nacional, debemos trabajar en alternancia, es decir, combinando presencialidad con virtualidad, donde tenemos el reto de integrar lo mejor de ambas metodologías de enseñanza y aprendizaje. La presencialidad siguiendo estrictamente el protocolo de bioseguridad y distanciamiento físico, y la virtualidad apoyada en plataformas de e-learning sincrónicas (clases en línea) y asincrónicas (aulas virtuales), tales como Microsoft Teams, Zoom y Moodle, las cuales posee la Universidad actualmente a disposición de la comunidad académica.

La Corporación Universitaria Lasallista, estableció un esquema 50/50 de formación, donde el 50% será presencial concentrando las clases por facultades para garantizar un aforo dentro del campus de no más del 40% de su capacidad instalada, lo que permitirá que un estudiante asista a clases presenciales 2 o máximo 3 veces por semana privilegiando la formación práctica en nuestro Ecocampus; lo que además de garantizar el cumplimiento del protocolo, disminuye los desplazamientos y los costos de transporte; el resto del tiempo los estudiantes tendrán clases teóricas virtuales, para cumplir con los contenidos de cada curso y por ende, con los objetivos de aprendizaje.

Los horarios se concentrarán de tal forma que la Facultad de Ingenierías tendrá clases presenciales principalmente lunes y martes, la Facultad de Ciencias Agropecuarias los miércoles y jueves y la Facultad de Ciencias Sociales y Educación los viernes y sábados. Las demás clases se harán remotas usando Teams y específicamente los cursos de formaciones humanas que contribuyen a formación integral, se harán de forma 100% virtual usando Moodle, para flexibilizar el horario y facilitar la concentración de clases por facultades en cursos básicos, básico-específicos y propios del ejercicio de la profesión que requieren mayor presencialidad para el desarrollo de habilidades prácticas orientadas por el docente-tutor.

Tenemos un nuevo software para la gestión académica, llamado SIAL – Sistema de Información Académico Lasallista, pues el anterior se quedó obsoleto para la realidad actual y la proyección que tenemos como institución. Por otro lado, hemos hecho esfuerzos ingentes por fortalecer la infraestructura tecnológica, mediante la migración de nuestros sistemas de información a la nube, para garantizar mayor confiabilidad, respaldo y acceso tanto al portal institucional como a los sistemas de información académica, administrativa y financiera. Adicionalmente, se creó la unidad de educación virtual y se contrató personal especializado para la administración de nuestras plataformas Moodle y Edx, esta última para educación continua virtual; seguimos formando nuestros docentes en el uso de estas tecnologías para hacer la experiencia de educación virtual el mejor complemento a la formación presencial que nuestra Institución brinda a sus estudiantes.

Así iniciaremos nuestro período 2020-02 a partir del 3 de agosto, cumplimiento los requerimientos del MEN, protegiendo la vida y la salud de nuestra comunidad académica y brindando todas las condiciones para que nuestros estudiantes puedan continuar con su proyecto de vida, ese proyecto que los conducirá a ser profesionales lasallistas de talla mundial, reconocidos por su formación integral y su capacidad de servirle a la sociedad, una sociedad que en esta “nueva normalidad” nos reta a dar lo mejor de si, a enfrentar los desafíos que la situación nos impone y a superar los miedos y seguir adelante con la fe intacta y con la esperanza de un futuro mejor para todos.

Esta situación muestra otros caminos posibles, la virtualidad ha permitido desarrollar competencias digitales que nos muestran que los smartphones permiten hacer mucho más que administrar nuestras redes sociales, donde se descubre el potencial de las TIC como apoyo a la enseñanza y el aprendizaje en un mundo globalizado para la democratización del conocimiento y el uso de la tecnología al servicio de la educación y la solución de problemas individuales y sociales, donde el aprendizaje autónomo y colaborativo se basa en el principio de co-responsabilidad entre el docente y el estudiante.

Continuaremos nuestra formación en alternancia, combinando presencialidad y virtualidad, retando nuestro talento y determinación para cumplir nuestros objetivos institucionales y personales porque las crisis están llenas de oportunidades y porque siendo optimistas, ¡grandes cosas son posibles!

Jorge Enrique Gallego Vásquez
Vicerrector Académico