La virtualidad un entorno de aprendizaje

La contingencia de salud mundial que se vive por el COVID-19 ha hecho que como universidad, ajustemos las metodologías de los procesos formativos y además, garanticemos que los estudiantes tengan los recursos para poder continuar en la virtualidad con la educación. Así ha vivido la experiencia desde casa Juan Manuel Montoya, estudiante de Comunicación  y Periodismo.

La pandemia del COVID-19 ha planteado un desafío sin precedentes para la educación. Hasta el momento, más de cien países han tomado la decisión de cerrar temporalmente escuelas, colegios y universidades para evitar la propagación del coronavirus. La intención es continuar estudiando en casa para no interrumpir nuestro aprendizaje, le agradezco a la universidad que sigue siendo eficiente para brindarnos nuestra educación”.

Lo más importante es el fomentar el autocuidado, no el pánico. Seguros, desde sus hogares, ellos cambiaron los lápices por las teclas de un computador, las hojas por las pantallas, en un llamado universal de esperanza en pro de la continuidad de sus aprendizajes.

Este escenario sin precedentes por su impacto y rapidez ha obligado a las instituciones educativas a implementar soluciones que permitan continuar la educación a distancia para no interrumpir la enseñanza, no poner en riesgo a los estudiantes y contener la propagación del coronavirus.

La tecnología en la actualidad facilita la interacción en línea y acorta las distancias para facilitar la enseñanza y el aprendizaje. Videoconferencias, foros, chats, entre otros, son algunos de los métodos que hoy se encuentran implementando en las clases los docentes de la Corporación Lasallista, Juan Daniel lo reafirma.

Al principio se me dificultó entrar a las plataformas y herramientas pero luego con un poco de práctica y asistencia del personal administrativo logré solucionar los problemas, los profes se han portado de una manera excelente en cuanto a su forma de enseñarnos. Han implementado diferentes formatos para que las explicaciones de los temas que ellos hacen sean más fáciles de comprender. Valoro que la Universidad no suspenda nuestra formación en estos tiempos difíciles. Ojalá todo esto pase pronto porque es inevitable no extrañar el campus, mis compañeros, los profesores y todo el personal de la Universidad que se han portado de una forma muy humana con nosotros los estudiantes”.

Así avanzan las jornadas de clase de los estudiantes Lasallistas, alejados de los salones convencionales pero con la seguridad y bienestar que continuaran recibiendo en casa la agenda académica.