Ser Lasallista es un compromiso que se lleva en el corazón

En el marco de la conmemoración del tricentenario de la resurrección de San Juan Bautista de La Salle, nos unimos a la campaña mundial Lasallistas de Corazón, una reflexión que nos recuerda que el espíritu de nuestro Fundador, Patrono Universal de los Educadores, sigue vivo en nosotros y que se materializa en un compromiso concreto expresado en palabras, gestos, actitudes y acciones que nacen del corazón contribuyendo así a crear un mejor futuro para la sociedad.

Un corazón, un compromiso y una vida

Como Familia Lasallista tenemos el compromiso de sentir la llamada renovada a ser juntos y por asociación, “corazón, memoria y garantía del carisma lasallista”, siendo capaces de optar por el dialogo, la humildad, el respeto a la diversidad, la justicia, la paz y la integridad desde la solidaridad activa para con los más necesitados y con el futuro de nuestro planeta. “Mover corazones es un don y un arte, como don, lo recibimos de Dios y se lo debemos pedir constantemente. Como arte, es necesario cultivarlo y formarnos en él. Todo lo que se cultiva con tiempo y esfuerzo crece, se vigoriza y da fruto”, esto fundamentalmente ha posibilitado estos 300 años de historia viva.

Lasallistas de Corazón: nuestros corazones arden dentro de nosotros es la reflexión que guiará a la Familia Lasallista de todo el mundo durante el periodo 2018-2019 y que invita a renovar nuestro compromiso con la misión educativa y a vivir en los valores promulgados por nuestro fundador.

A continuación, compartimos la reflexión completa.