Silvia Posada Arias, nueva directora de Investigaciones

La docente de planta de la Facultad de Ciencias Agropecuarias, Silvia Posada Arias, fue designada el pasado 1 de julio como la nueva directora de Investigaciones con el fin de continuar con el fortalecimiento y las mejoras sustanciales en los procesos de gestión de grupos, semilleros, proyectos y productos de investigación, y su visibilidad al servicio de la sociedad.

Hablamos con ella en una entrevista que nos concedió y expresó su gratitud hacia la Corporación Universitaria Lasallista por los años de trabajo que le han dejado experiencias y conocimientos que hoy desea seguir compartiendo con toda la comunidad educativa.

  1. ¿Cómo te defines como persona, más allá del ámbito profesional?

“Yo creo que hay características de la personalidad que van unidas a todos los ámbitos.  Me defino como una persona muy responsable, respetuosa, trato siempre de ser muy justa en las decisiones que tomo. Soy organizada y sistemática, porque es la única manera de tener en el radar todas las actividades pendientes y cómo responder a ellas. Soy muy familiar, amo profundamente a mi familia; si no hay un factor laboral o académico que me pongan algo estresada, suelo ser comúnmente alguien tranquila, me gusta divertirme, comer, reírme, bailar y viajar. Me gusta mucho mi trabajo, la academia en general.  Amo la investigación, la medicina, la docencia, los animales, la fisiología. Para concluir soy ñoña y estudiosa”.

  1. ¿Qué te gustaría resaltar de tu experiencia dentro de la Corporación Universitaria Lasallista?

“Muchas cosas. Yo llegué a la universidad en el año 2008 como catedrática, siendo todavía estudiante de Maestría; entonces la Corporación me ha permitido crecer mucho. Como profesional, como docente, como persona; son ya muchos años dedicados a la docencia, pero también a la investigación que es algo que amo, y que desde que era catedrática empecé a hacer vinculada al semillero de investigación, naciente por aquella época. Cuando la vinculación con la U fue de tiempo completo me delegaron dos grandes retos: el primero, liderar el grupo de Investigación en Medicina Veterinaria GIVET, el cual para ese año 2011 estaba muy joven, todavía no tenía el reconocimiento por Colciencias y poco a poco fue creciendo y hoy en día tiene la categoría B y todo lo necesario para continuar en ascenso.  Entonces valoro demasiado la oportunidad, la experiencia en la gestión del grupo ha sido enorme. El otro reto fue iniciar desde cero una revista científica para la Facultad de Ciencias Agropecuarias en el papel de editora.  Allí también aprendí muchísimo, las revistas científicas son todo un mundo y hubo muchos logros también al conseguir la indexación en Publindex; estuve también como Coordinadora Médico- Científica de la Clínica Veterinaria Lasallista.  Entonces creo que además de la docencia, la Universidad me ha permitido adquirir mucha experiencia en gestión y en investigación.  Resalto además la valiosa ayuda que la Universidad me brindó con la comisión para mi formación doctoral.  En fin, son muchas cosas y muchas personas las que he encontrado en este camino y que han aportado mucho a lo que soy ahora”.

  1. ¿Por qué se crea la Dirección de Investigaciones en la Institución? 

“Todos sabemos que las Instituciones de Educación Superior encuentran sus pilares fundamentales en la docencia, la investigación y la proyección social.  No es la primera vez que existe una Dirección de Investigación en la Universidad, de hecho, existió en un periodo una Vicerrectoría Académica que en conjunto con la administración de la Institución decide volver al modelo de tener una Dirección de Investigación. Debemos mirar la investigación institucional como una estrategia para canalizar los esfuerzos que se hacen en los diferentes programas académicos para comprender y analizar situaciones, para hacerse preguntas e intentar resolver problemas en las áreas específicas. La institución ya tiene un camino recorrido, existe un Sistema Lasallista de Investigación, un Manual de Investigación Lasallista, en fin, muchos procesos que pueden ser revisados, ajustados, redimensionados y volver a inyectarle energía a la investigación en la universidad”.

  1. ¿Qué representa para ti pasar de un cargo dedicado a la docencia a un cargo enfocado a dirigir los procesos de investigación en nuestra Institución?

“Bueno, dejo claro que no voy a dejar la docencia completamente. Es una de las actividades que más amo, entonces no es tanto dejar un cargo por otro sino asumir algunas responsabilidades adicionales.  Esto para mí representa un reto, pero sobre todo una oportunidad; una oportunidad de poner al servicio de la institución ese bagaje que he ya he adquirido como investigadora, pero también como líder de un grupo de investigación, como editora, en fin.  Representa la oportunidad de reunir en una función administrativa mucho de lo que soy como profesional, como persona, como miembro de una comunidad académica. Es cierto que es diferente “investigar” que “gestionar la investigación”, pero en gestión tengo experiencia, tengo formación en administración y por otro lado soy investigadora por vocación entonces creo que es una oportunidad muy buena para amalgamar los dos frentes”.

  1. ¿Por qué es importante apostarle a la Investigación dentro de nuestra comunidad educativa y cómo piensas liderar este reto?

“La respuesta es sencilla:  es importante apostarle a la investigación porque es nuestro deber.  Porque nos debemos a un país, es más, nos debemos a la humanidad.  La investigación busca responder preguntas, solucionar problemas de la sociedad a la que pertenecemos y a la que nos debemos como Institución.  Soy una convencida de que el desarrollo de los países depende de la apuesta que se haga en educación y en investigación.  Los claustros académicos deben trascender la labor de transferir conocimiento a generar conocimiento nosotros mismos y entregarlo a las diferentes comunidades académicas, científicas, sociales.  Somos parte de un país que tiene en cada gobierno unas directrices en cuanto a investigación; la Corporación debe ser coherente con ese Sistema Nacional de Ciencia y Tecnología y con las directrices dadas por el recién creado Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación.  La investigación institucional debe enmarcarse en esos lineamientos del orden nacional y local, así como mantenerse al día en las alianzas-universidad-empresa y estado. Este nuevo reto lo pienso liderar con seriedad, compromiso, responsabilidad y sobre todo con la ayuda de todo un equipo.  Está la dirección de investigación, pero ahí al pie del cañón están los Coordinadores de Investigación por Facultad, así como los directores de grupos de investigación y coordinadores de semillero; los docentes investigadores, los estudiantes investigadores, la administración de la Institución.  El avance de esta función sustantiva de la Universidad es una responsabilidad de todos y será un logro de todos”.